Woman go no’gree

Gloria Oyarzabal

Woman go no’gree es una propuesta que explora las intersecciones de género, historia y creación de conocimiento para repensar nuevas formas de observar. Parte de la investigación llevada a cabo por la autora a partir de su residencia en Art House Foundation de Lagos (Nigeria) y de la lectura de la obra de una controvertida escritora feminista Oyèrónkẹ́ Oyěwùmí, Invention of Women: Making an African Sense of WesternGender Discourses, “una voz descolonizadora que pone en cuestión los marcos teóricos racionales que construyen la categoría del género de manera universalista.”

Los imperios, por su propia naturaleza, encarnan e institucionalizan la diferencia, tanto entre la metrópoli y la colonia como entre los súbditos coloniales. El imaginario imperial inunda la cultura popular. Las categorías de género eran un tipo de “nueva tradición” de bio-lógica que el colonialismo europeo institucionalizó en la mayoría de culturas africanas. Repensar el género como una construcción occidental: el mapeo poscolonial de los enfoques distintivamente europeos del feminismo que ha venido desarrollando en las últimas décadas la “cuestión de la mujer”. Necesitamos ver el imperialismo, la colonización y otras formas de estratificación globales y locales, que llevan a la conclusión de que el género no puede separarse del contexto social y de otros sistemas de jerarquía. Por lo tanto, los tres conceptos centrales que han sido los pilares del feminismo, la mujer, el género y la sororidad, solo se entienden con una cuidadosa atención a la familia nuclear patriarcal de la que surgieron, modelo familiar que está lejos de ser universal.
¿Podemos suponer que las relaciones sociales en todas las sociedades están organizadas en torno a la diferencia sexual biológica? ¿Es el cuerpo masculino en las sociedades africanas visto como normativo y, por lo tanto, un canal para el ejercicio del poder? Una consecuencia del eurocentrismo es la racialización del conocimiento: Europa se representa como la fuente del conocimiento y los europeos, por lo tanto, como pensadores. Además, el privilegio masculino como parte esencial del ethos europeo está implícito en la cultura de la modernidad. ¿Qué pasa si los modelos de la modernidad nos llevan a una nueva visión del “otro”?.

El género es, ante todo, una construcción sociocultural. Tal vez la Historia sea capaz de superar la adscripción social y simbólica solo por la diferencia de sexo y abrir el rango a otros factores para la construcción de la identidad.

http://www.gloriaoyarzabal.com/